JOSÉ M. VILLACAÑAS. La expresión del Jazz de un gran Músico y Pianista.


<<Sin verla conquistará nuestro corazón>> Todos y todas somos conocedores de esta gran realidad, difícilmente podemos concebir nuestra vida sin la música. Ella impregna el mundo con su intangible magia, para alimentar nuestras ocultas emociones, ilusiones y sueños. Sin duda, siempre existirá una melodía o tema musical, con el que poder atrapar cualquier momento y ser parte integrante de tu historia sin que te des cuenta. Pero gracias a nuestros artistas, podemos decir que los instantes que compartimos o guardamos en algún rincón de nuestro recuerdo, sonaban bien y tenían música…



El descubrimiento del Jazz

Para una gran parte de personas, pueden ser otros escenarios o situaciones motivadoras, las que les han podido llevar a querer dedicarse a la música profesional, pero en mi caso, siendo hijo y nieto de músicos, la pasión por la música nace desde mi más tierna infancia, y donde me aficioné a escuchar a Bach, Beethoven, Tchaikosky, Stravinsky y todos los clásicos en general. Y muy pronto, a la edad de 12 años descubría el Jazz viendo tocar a mi padre.


Sin dejar de creer en la música

La trayectoria de un músico también se construye a través de muchas horas en solitario para crear y ensayar ese nuevo tema al que le quieres dar vida, para posteriormente, poder compartirlo en distintos Clubs o Auditorios y con el público que tanto quieres. No obstante, la historia de mi arte es la del día a día, trabajando y componiendo… Y mi formación favorita, es el trío acústico: piano, contrabajo y batería. Creo que son tres elementos esenciales para experimentar y sentir el buen Jazz.


Mezclando sonidos

Mi estilo es puro Jazz en todas sus facetas, desde el bebop, hasta la vanguardia y música contemporánea. Me gusta mezclar sonidos armoniosos con disonantes. De alguna forma trato de buscar un equilibrio musical diferente y este pueda llegar con la calidez que caracteriza a este género musical. Tras muchos años y las experiencias vividas, siempre tratas de ofrecer el impacto de algo nuevo y poder transmitir tus emociones a través de la música.


Instantes compartidos con el arte

A lo largo de los años te encuentras con momentos duros, pero también se dan infinidad de experiencias que quedan grabadas en la memoria por estar llenas de ilusiones compartidas con otros artistas, escenarios y con el público. Es difícil mencionarlas todas, pero guardo un especial recuerdo de la Sala Bogui, Clamores, Café Central y festivales de Jazz diversos. Supongo que todo por lo que pasas, forma parte de tu aventura y te consigues llevar algo enriquecedor.

Componiendo

Para un 
músico es difícil alimentar sus emociones sin deja espacio para la creatividad, ella es la que también nos ayuda a continuar con nuestra pasión. Actualmente tengo dos tipos de proyectos: Travelling, que es un viaje a través de mis composiciones y que suelo desarrollar más en salas de concierto, y luego está la música de Club de Jazz, donde hacemos versiones de Standards. Son dos actividades distintas, pero con el desarrollo de un gran detalle común, seguir con el arte de la música…


Algo para recordar

Elegir muy bien la música que se escucha, porque como decía el gran Stravinsky, solamente hay dos tipos de música, la buena y la mala. Si eliges la buena, tu cerebro, mente y alma, lo agradecerán, si eliges la mala, tu cerebro y mente, desaparecerán. Serás un miembro más del rebaño.

Muchas gracias.


Si quieres conocer más sobre José M. y Madrid Jazz, lo puedes hacer a través de su Sitio Web y el siguiente enlace: http://reedsville.wixsite.com/villacanas

Síguenos en: 

     

PUBLICACIONES MÁS POPULARES.

CHEMA RIVAS. Arte Europeo sobre las sombras de New York.

MÚSICA. Una cita con los grandes Conciertos del 2018

JUAN FCO. PAGÁN. La fotografía en las artes escénicas.